¿Por qué no somos creativos al enseñar?

Imagen original de: http://www.flickr.com/
photos/diodoro/2069946586/

Llevo tiempo hablando con bastantes docentes. Algunos, como yo, universitarios; otros de enseñanzas medias, incluso maestros. Finalmente siempre llegamos a la misma conclusión: tenemos un problema. Hasta aquí, nada nuevo… ¿Pero qué es lo que está pasando?

Desde un punto totalmente individualista, hablaría de recortes, bajadas de sueldos, contratos precarios (o directamente basura, como es el caso de los falsos asociados universitarios, o contratos de «especialista» en la FP), rotación excesiva del profesorado, cambios continuos en los planes de estudio, excesiva politización de la enseñanza, falta de uniformidad en los criterios de inspección, y un largo etcétera.


Esto, más o menos, lo conocemos todos. Pero es la pescadilla que se muerde la cola puesto que, cuando entras en un centro con ganas de hacer cosas, trabajar, usar nuevas metodologías e innovar y ser creativo, de repente, lo más probable, es que te veas en la más completa soledad, o incluso tengas serios problemas. La desidia se ha apoderado de muchos de nuestros centros educativos, y muchos docentes, simplemente terminan profesionalizándose, esto es: son docentes a la hora de entrada, y dejan de serlo a la salida. Estoy harto de oír «no me compliques la vida» y, sinceramente, creo que en buena parte tienen razón. Pero por otro lado pienso que lo único que conseguimos con esta actitud es dar más argumentos a aquellos que desprestigian la labor de muchos docentes. Y es que, si no ponemos pasión en lo que hacemos, no podemos pedir que nuestros alumnos pongan la pasión necesaria para ser brillantes, y mucho menos luchar por una enseñanza de calidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: