Otra forma de enseñar, ¿es posible?

El sábado pasado mi compañero Jorge y yo tuvimos el honor de participar como ponentes invitados en el congreso anual de ACENE en Tenerife. La verdad es que entre los ponentes no nos habíamos puesto de acuerdo de antemano —algunos ni nos conocíamos—; pero todas y cada una de las ponencias tuvieron el mismo denominador común: la falta de motivación de nuestros alumnos. Y es que no podemos seguir con los mismos métodos educativos que hace 50 años, con una enseñanza más basada en el propio docente que en alumnado. Nuestros alumnos se aburren en clase, y encima les cortamos las alas de su creatividad. La idea de fomentar la creatividad no implica que sepan menos, ni que aprendan menos, sino al revés. Se aprende más cuando se enseña de forma creativa y se está motivado y con ganas de descubrir el mundo.


Nuestra ponencia, como es natural, estuvo centrada precisamente en el uso de estas tecnologías con el objeto de fomentar el interés de nuestros estudiantes y cómo comunicarnos con ellos en su mismo lenguaje. Evidentemente el uso de la tecnología no lo es todo, y la labor del docente es fundamental, convirtiéndose en una guía y en una referencia, más que en una fuente de información. Nuestros alumnos deben ser críticos, deben ser capaces de buscar, comparar y contrastar la información. Tendemos a opinar que las búsquedas en Internet no son fiables, sin pararnos a pensar en que nosotros mismo hacemos ya prácticamente todas las búsquedas en la red y que referencias como el DOI en revistas y textos científicos se han popularizado enormemente en los últimos 5 años: es importante que les enseñemos a buscar la información y a usar de forma responsable una herramienta que ya es imprescindible en el mundo laboral: Internet.

Por otro lado, todas estas herramientas nos permiten presentar ideas, conceptos y hechos de una forma mucho más atractiva y eficaz. En mis años de estudiante recuerdo a muchos profesores lamentándose de la falta de medios prácticos y laboratorios para mostrarnos lo importante de los conceptos que nos enseñaban en ese momento. Hoy en día, disponemos de muchos laboratorios y medios prácticos en la palma de la mano, gracias a la eclosión de dispositivos móviles con conexión a Internet que comenzó hace muy pocos años con el surgimiento del primer iPhone. No podemos ignorar estas tecnologías y el hecho de que la mayoría de los jóvenes han nacido ya en esta era digital, siendo usuarios nativos de estas tecnologías bien desde su nacimiento. Para ellos es tan normal usar gestos en una pantalla táctil como para nosotros era un televisor. Ellos han nacido con tecnologías inalámbricas, mientras que nosotros hemos visto la invención del CD y el mando y distancia por infrarrojos… Lo que para nuestros padres era completamente impensable hace 35 años, ha sido impensable para nosotros hace menos de 10. No se trata, por tanto, de no enseñar en la escuela, institutos y universidades, y dejar que los alumnos aprendan solos; sino más bien de hacer las materias sean más atractivas, guiando a nuestros alumnos dentro de su propio proceso de enseñanza, interfiriendo menos en su creatividad y fomentando su propio interés y participación, de forma que aprendan el porqué, el cómo y el cuándo, no aprendiendo simplemente una serie de conceptos y fórmulas de memoria para superar un examen que, dentro de unas semanas, olvidarán sin más. ¿O es que alguien recuerda todo lo que supuestamente aprendió a lo largo de su carrera? No soy pedagogo, pero creo firmemente que se aprende más en base a la experiencia que forzando el logro de unas supuestas capacidades que luego no se adquieren porque tanto el método usado, como el ambiente en el que se enseña, hacen aguas. Perdamos el miedo a innovar y usemos los medios que tenemos a nuestro alcance que, sin duda, nos darán grandes satisfacciones.

Les dejo a continuación nuestra ponencia (lamento la calidad de la grabación), sin agradecer antes a ACENE, y en especial a Víctor Arocas, que nos haya dejado instalar una cámara para poder difundirla posteriormente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: